Comentarios

Nuestro silencio y sus voces

Al comenzar las protestas en Siria hace tres años, algunos sirios empezaron a escribir en sus blogs, en facebook, en twitter denunciando la crueldad del régimen, sus masacres, solidarizándose con las víctimas del horror en Siria, con los familiares de las víctimas, con los refugiados, o a manifestarse como podían y cuando podían contra la dictadura del país. Durante casi tres años sin parar muchos se movilizaron y no cesaron en difundir información. Después parece que ha llegado una tormenta de silencio. La mayoría ya no difunden información, sólo unos pocos continúan. Muchos nos preguntamos qué está pasando, ¿por qué ese silencio?

Al principio, todos íbamos en el mismo sentido, contra el régimen, contra la dictadura, apoyando la libertad del pueblo. Ahora, ha surgido un inconveniente. Han surgido otras partes en el conflicto. Partes que no están contra el régimen, y mucho menos defienden la libertad del pueblo, si no que todo eso les es absolutamente indiferente. Lo único que les motiva es una idea de crear estados o zonas según sus propias leyes e ideologías, con métodos represivos y opresivos, de semi-esclavitud y crueles. ¿Con qué objetivo? Entrar en el análisis de esta situación es complejo y difícil. Estas partes del conflicto no tienen apoyo popular, ni los lidera gente del pueblo. Los lideran grupos armados. Y, nadie parece molestarse en investigar la procedencia de las armas y sancionar a sus vendedores y fabricantes.

Esta nueva situación que vive el país es dolorosa para el pueblo sirio que se ha levantado contra el régimen hace ya 3 años. Pero, ¿acaso todo esto es razón para nuestro silencio? El régimen no ha dejado de matar, torturar, bombardear y destruir. Sigue siendo cruel, y más cruel todavía porque después de todas las masacres y destrucción y el daño causado en la población, todavía quiere más sangre y más poder, un poder para siempre.

Un vídeo que nos muestra este horror, uno más, lo podemos ver en la siguiente información de Al Jazeera:

http://www.aljazeera.net/news/pages/85ef11c2-484f-4801-ad69-e7b32930b0e5

Las imágenes hablan por sí mismas, aunque no entiendan lo que dice la locutora: el rescate del cuerpo de una niña entre los escombros de una casa destruida por el bombardeo de la aviación siria, que no se sabe si está viva o muerta, el rescate de varios cuerpos de hombres que yacen en las calles inconscientes o muertos, que están siendo colocados en furgonetas para su traslado a algún lugar con atención médica donde puedan ser atendidos, escombros, escombros y más escombros, hombres que gritan de desesperación ante tanto horror al encontrar los cuerpos de los niños entre los escombros…. los hombres gritan, los hombres gritan… En Siria los hombres, mujeres y niños gritan de dolor. Es algo diario, continuo a lo largo de más de 3 años. Pero, nosotros estamos callados, casi todos estamos callados. Ocupados en nuestras tareas diarias, nuestro trabajo. Hay que seguir viviendo, hay que seguir adelante. Esto va para largo. Eso nos decimos muchos. En Siria, la vida es corta para muchos. El camino se corta con una bomba, con una detención, con una ejecución, …

Sin embargo, ahora el silencio es realmente quien más habla por nosotros. Quizás el silencio no es tal. Nuestro silencio pesa, pesa mucho. Hay un dolor inmenso en ese silencio, y mayor todavía por la incapacidad de hacer algo más para detener un horror, que según los expertos todavía durará unos 10 años más. Y al decir ésto, no puedo sino pensar en la situación de Iraq y veo en Siria una continuidad, como en otros países más de la región. Las guerras empiezan en esta región del mundo y no terminan. Aquí las batallas por intereses estratégicos, energéticos, conflictos de poder entre diferentes comunidades, etc. se llevan por delante a los estados, a los pueblos, a las personas, a las civilizaciones.

Bajo la dictadura siria, durante más de 40 años el pueblo no ha podido hablar. Después de 3 años de revolución, las palabras todavía no han podido acabar con la dictadura. Y es que en paralelo hay muchos que hablan a favor de la dictadura del régimen, que como en toda dictadura, se basa en la seguridad que aporta a sus ciudadanos y al mundo ¿verdad? Es algo común a todas las dictaduras del mundo.

No, “el que calla no otorga”, ni en época de dictadura, ni de revolución. Porque el ser humano tiene la gran capacidad de reflexionar, de ser paciente, de madurar, de amar la vida, la justicia, la paz y la libertad. Y algún día, los sirios podrán gritar libertad sin que nada ni nadie se lo impida.

 

 

Anuncios

La rebeldía del régimen sirio contra la comunidad internacional

En los medios de comunicación se sigue leyendo con frecuencia el término rebelde para hacer referencia a los sirios que se oponen al régimen sirio, pero seguir empleando este término a estas alturas del conflicto resulta difícilmente aceptable. ¿Acaso no es lo correcto que un pueblo defienda la libertad, justicia y democracia en su país? ¿no es eso lo que hace también el pueblo sirio? Si así es, en mi opinión, a quien se debe de calificar de rebelde es al régimen dictatorial sirio porque se niega a dejar paso a la democracia en el país.

Sin embargo, en los medios de comunicación se sigue llamando a la oposición siria “rebelde”. Aunque se rebelen contra la injusticia, no creo que debamos seguir utilizando este término, que hace más referencia a una lucha contra algo que a una lucha por algo, y en Siria son ambas cosas; pero si los sirios de la oposición son llamados rebeldes también deberían llamarse así todos los gobiernos y personas del mundo que luchen contra la dictadura y defiendan la democracia, y sin embargo, no se les llama rebeldes. ¿No es, por lo tanto, el régimen sirio quien se rebela contra la comunidad internacional democrática aferrándose al poder y utilizando todos los medios a su alcance desde dejar morir de hambre a los presos, torturarles hasta la muerte o bombardear a la población civil?

¿Cómo deberían hacer referencia a los sirios de la oposición al régimen? Existen varios términos posibles: la mayoría popular, la población pro-democracia, la oposición a la dictadura, la oposición democrática, la oposición por la libertad, … o simplemente la oposición siria. Seguro que hay muchos más términos posibles. Y tampoco hay que olvidar nunca que son millones de civiles los que se oponen al régimen sirio, aunque a la opinión pública internacional le llegan noticias de luchas de grupos armados contra el régimen y parece que se olvida que a esta situación se ha llegado tras un levantamiento popular que sigue firme en su decisión de vivir en libertad y dignidad. Por lo tanto, tampoco hay que utilizar el término grupos armados para definir a la oposición siria, pues la oposición es civil y armada, siendo millones de civiles los que forman parte de la oposición a la dictadura.

De la tolerancia a la hipocresía

Siria es un país donde la gente, como en cualquier lugar del mundo, quiere vivir en paz. Por esta tierra han pasado diferentes pueblos y se han desarrollado diferentes civilizaciones a través de miles de años de historia, y en esta tierra han permanecido estos pueblos conviviendo con sus lenguas, religiones y culturas, adaptándose a los tiempos y a las circunstancias y fortaleciendo entre ellas los lazos de convivencia mediante el diálogo, los intercambios culturales y el respeto mutuo. La diversidad es una característica del pueblo sirio en su conjunto y la tolerancia ha sido la clave para la convivencia entre todos. Esta tolerancia se ha manifestado en el respeto a la diversidad cultural, social, religiosa, sin distinción de origen o raza.

Pero, durante los últimos 40 años de dictadura que ha vivido el país, esta tolerancia se ha ido transformando en hipocresía. El régimen ha ido fomentando el sectarismo y marcando distancias y diferencias entre las diferentes comunidades sirias. Donde antes había tolerancia, basada en el respeto mutuo, empezó a haber hipocresía, basada en la falsedad de las relaciones. El respeto se convirtió en el desprecio de los unos hacia los otros, en algunos casos, en desconfianza mutua en otros casos, y en otros casos, siguió siendo una norma de conducta entre los que rechazaban la intolerancia.

El régimen dictatorial ha empleado con frecuencia la definición de Siria, como “Cuna de Civilizaciones”, como suele conocerse históricamente a Siria, pero el uso de esta terminología tenía probablemente un doble sentido. En cierto modo, se podría decir que tras estas palabras se trataba de fomentar la segregación entre comunidades, en lugar de fomentar la unidad del pueblo, como haría cualquier otra nación mediante objetivos constitucionales y nacionales comunes, sin distinción de credo u origen; se ha utilizado también para enmascarar a un régimen basado en el autoritarismo, la opresión y una brutal represión contra sus opositores. La población sometida fue refugiándose cada vez más en el miedo y en el silencio.

Pero, en el año 2011, tras las revoluciones de Túnez y Egipto principalmente, surgen también en Siria movimientos de protesta reclamando cambios democráticos en el país, que fueron brutalmente reprimidos por el régimen, quien además de encarcelar y torturar a sus opositores, bombardeó y sigue bombardeando todas aquellas poblaciones que se han levantado pidiendo el fin del régimen dictatorial, lo que ha llevado a la destrucción de gran parte del país, a la muerte de decenas de miles de personas y al éxodo masivo de la población. Pero, la situación actual en el país es mucho más compleja que una revolución o que una guerra civil tras más de dos años de lucha por un cambio democrático en Siria, y esto es debido a las posturas políticas internacionales de diferentes países en el conflicto, a los suministros de armas, y a la presencia de grupos armados extranjeros en el país, dominando los intereses geoestratégicos internacionales cualquier posible resolución del conflicto y dejando de lado, tanto las reivindicaciones de libertad y democracia del pueblo sirio como la gravísima crisis humanitaria que vive el pueblo, la más grave desde la Segunda Guerra Mundial.

La tolerancia es un valor humano y un logro social, mientras que la segregación es un fracaso de los seres humanos para convivir.

Los sirios nos quieren decir algo

Siria
El cartel en árabe dice “Esperanza” o “Historia de esperanza”

Desde que ha comenzado la revolución siria, la población civil no ha dejado de enviar mensajes al mundo, expresando de diferentes maneras lo que piensan. En la imagen, mujeres y niños han salido a la calle con frases escritas en carteles o en unas hojas, a veces dibujos. Lo hacen para comunicarse con el resto del mundo, para transmitir a todas las sociedades civiles, a personas como ellos, lo que ellos piensan. Los sirios, aunque muchas veces se sienten solos y abandonados por la comunidad internacional, no se rinden, siguen decididos a mantener vínculos de diálogo entre las sociedades civiles, a las que se dirigen con sus mensajes, en busca de solidaridad y comprensión con sus reivindicaciones, convencidos de que todos utilizamos el mismo lenguaje de paz, las mismas aspiraciones de libertad y de una vida con dignidad. Esta es la sociedad siria, así es como educan a sus hijos, así es como quieren vivir.

Los mensajes son para todos nosotros. Mensajes sencillos, mensajes de paz, en diferentes idiomas, que ellos agradecen su difusión por todos los medios para que nos lleguen, para que nos comuniquemos, para que nos acerquemos a ellos y les tendamos una mano para terminar con la pesadilla que viven.

La unión hace la fuerza pero la razón mantiene la esperanza

Unity makes strength but the reason keeps hope

L’union fait la force mais la raison garde l´espoir

Una crítica constante a la oposición siria es que está desunida. En realidad están unidos con el objetivo común de acabar con la dictadura del país, es decir contra la injusticia y la opresión a la que está sometida la población y con una visión clara de futuro: vivir en libertad y con dignidad. Las diferencias son otras.

La dictadura siria mantiene sus aliados en el exterior del país con potencias internacionales y apoyos regionales que tienen diferentes intereses en el país y que les facilitan todo tipo de armas y apoyos políticos a nivel internacional; así mismo, siguen contando con apoyos en el interior del país de diferentes grupos o comunidades minoritarias religiosas, étnicas, sectarias, u otras, cada uno de ellos con apoyos internacionales según sus intereses.

Cabe preguntarse qué tipo de conciencia tienen los partidarios del régimen ante la tremenda crisis humanitaria que ha provocado el bombardeo continuo del régimen a la población civil y, resulta verdaderamente lamentable hablar de mayorías o minorías, o de grupos religiosos u otros, como si en función del color de la piel, la raza, la religión que se profesa, o el origen étnico de las personas, se pudiera justificar que unos individuos opriman a los demás, o que otros vivan sometidos, o como si estos factores impidieran el entendimiento a nivel individual, comunitario o nacional.

Puede ser que la unión haga la fuerza, en este caso, la fuerza bruta del régimen, pero la razón conserva la esperanza, la razón de todo ser humano de ser libre, de vivir libre, de luchar para liberarse de la opresión, de luchar por un futuro de bienestar y progreso con dignidad y libertad en una sociedad democrática para las generaciones presentes y futuras, y equitativa, con idenpendencia del credo o la raza.

“Han destruido el país ¿acaso eso es una victoria?”

En un programa de Al Jazeera entrevistando a George Sabra y al General Mohamed Haj Ali ( اللواء محمد حاج علي), éste responde ante la insinuación de que el régimen sirio parece resultar más victorioso que la oposición: “Han destruido (el régimen) el país ¿acaso eso es una victoria?”

In an Al Jazeera program interviewing George Sabra and General Mohamed Haj Ali ( اللواء محمد حاج علي), this one answerd to the suggestion that the Syrian regime seems to be more victorious than the opposition: “They (the regime) have destroyed the country, does that is a victory?

Dans un entretien diffusé par la chaîne de télévision Al Jazeera avec George Sabra et le Général Mohamed Haj Ali ( اللواء محمد حاج علي), celui là il a répondu à la suggestion que le régime syrien semble plus victorieux que l´opposition: Ils (le régime) ont détruit le pays, est-ce que cela est une victoire?

 

 

 

“Despertad, observad o al menos enterradnos”, es lo que pedía al mundo un niño sirio refugiado

El video que pueden ver en el siguiente enlace está subtitulado en español. Grabado en noviembre de 2012, trata de los refugiados sirios, en particular, de Ahmad, un niño sirio de 9 años, que perdió a 8 miembros de su familia al explotar un barril de explosivos del régimen. Lo que más me ha impresionado de este niño es lo que pide entre lágrimas al mundo: “Nos estamos muriendo. Despertad, observad o al menos enterradnos ¿No habéis visto que después de la explosión de un barril los cuerpos están quedando atrapados bajo los escombros sin que nadie pueda sacarlos?!Nadie está pudiendo enterrarles!”.

Sobrevivir a esta terrible experiencia no puede sino ser terrible, Ahmad tiene muchos recuerdos, y todos le hacen llorar: “Cuando me desperté me acordé de mi madre, como me duchaba por la mañana, me peinaba, e ibamos a …. a donde estaba mi hermana pequeña…”.

Niños como Ahmad, al igual que también los adultos, necesitaran en Siria y en los campamentos de refugiados ayuda psicológica para superar las terribles experiencias que han soportado.

Ahmad 9 años

Enlace al video: http://www.youtube.com/watch?v=Ah0zxU1mUgY

EMOTIVO MENSAJE de un niño sirio desde un refugio en la Fiesta de AL-Adha (ESPAÑOL)